Friday, 25 May 2018

Pelea de prostitutas casa campo prostitutas

pelea de prostitutas casa campo prostitutas

En tanga, con los senos al aire , con una raya del ojo bien marcada y que no guarda ninguna sintonía con el perfilador de sus labios. Así esperan estas mujeres del sexo a ser rescatadas para obtener desde 10 euros la felación hasta 25 euros por cada acto de placer completo que proporcionan.

A plena luz del día. Lo peor de esta zona es que no quieren pagar mucho. Una mujer de la Europa del Este que no supera los 40 confirma, apostada en la vía Resina, que ése es el precio que se paga por el sexo en Marconi. Desde los 10 a los 25 euros. Nuestros maridos, nuestros hermanos, nuestros jueces, nuestros políticos, nuestros sacerdotes… Todo tipo de hombres. Cuando eres puta, tu cuerpo no te pertenece, ni siquiera después de muerta". Sí, tengo un hijo de 21 años que nació años después de que dejara la prostitución.

Cuando era puta lo que tuve fue cinco abortos. Pero trabajo para que esa rabia sea combustible para seguir peleando y pensando en la sociedad. Esa rabia hace que yo no sea una mujer conformista.

Y por eso lucho con todas mis fuerzas contra esa violencia que es la prostitución. Hay que educar a los niños contra la prostitución en los colegios, en primaria y en secundaria, en las universidades… Sólo así conseguiremos que los niños no se conviertan el día de mañana en prostituidores y que a las niñas no las conviertan en putas. En primer lugar nuestros gobernantes. Una puta es el resultado de las políticas de quienes nos gobiernan.

Si se cumpliera con el derecho a una vivienda, a la salud o a un trabajo, no habría prostitución. Si una mujer tuviera esos derechos, no sería puta. Las agencias internacionales como el Banco Mundial que insisten en calificar a las putas como trabajadoras sexuales.

En la prostitución se dan todos los síntomas del campo de concentración: Si los varones dejaran de ir de putas, esto se acabaría. La prostitución no se elige con libertad. El proxenetismo y la trata de personas son delitos, y como tales deben perseguirse. Algunas prostitutas se arrojan, literalmente, a los coches.

E incluso los golpean ofreciendo sus servicios. Y las peleas son muy habituales. Entre ellas, entre proxenetas, entre ellas y clientes que se niegan a pagar. Esto lo explica Agustín Peña, de 64 años, que lleva 18 dando de comer a los patos del estanque. Hace una semana, relata, a un joven le robaron el móvil y algo de dinero justo en la confluencia de los paseos Azul y del Embarcadero.

El ladrón huyó por debajo de un pequeño puente hacia un bosquecillo contiguo al parque. En ese bosquecillo, resguardados entre la maleza de la vista de conductores, malvive un decena de indigentes en tiendas de campaña. Y se van moviendo de lugar. Sus moradores tenían la ropa tendida fuera. Al lado hay un camino plagado de indicios que apuntan a nuevos indigentes: Y él no puede hacer nada para impedirlo, ya que los robos se producen, cree, a primeras horas de la mañana, cuando él ha terminado su jornada.

Muchas noches, Agustín tiene que lidiar con personas que pescan en el lago.

A plena luz del día. Lo peor de esta zona es que no quieren pagar mucho. Una mujer de la Europa del Este que no supera los 40 confirma, apostada en la vía Resina, que ése es el precio que se paga por el sexo en Marconi. Desde los 10 a los 25 euros. Y mientras lo cuenta, se apea de un vehículo una jovencísima y bella mujer rubia de ojos azules. Prefiere no pronunciar una palabra.

La Policía Nacional de Villaverde confirma que la zona es peligrosa para estas chicas, mayoritariamente del Este de Europa. La actividad es continua durante las 24 horas. En Montera y en la zona de Triball barrio de Malasaña , la cuota no es muy superior.

Como mucho se pagan 25 euros por una sesión de sexo. Y no se lo va a creer: Porque a quién le importa una puta. Pero las mujeres que ejercen la prostitución necesitan contarse esa mentira. Necesitan decirse que son ellas las que eligen, las que ponen el precio, las que son libres de entrar o salir cuando les apetece…. Y se lo dicen para no sentir dolor, para negar la tortura de la que son víctimas. Yo también me sostenía diciéndome a mí misma que era una trabajadora sexual. Y me di cuenta de que yo no vendía nada, porque nada era mío.

Aun después de muerta te siguen explotando. Lo primero que hace es romper tu identidad y convertirte en un objeto de uso y abuso. Empezando por tu cuerpo. Un cuerpo es un todo, pero sin embargo una puta sólo tiene boca, vagina y ano.

Una puta no tiene clientes, porque no es un banco ni una tienda. Los que van de putas son "prostituidores". Nuestros maridos, nuestros hermanos, nuestros jueces, nuestros políticos, nuestros sacerdotes… Todo tipo de hombres. Cuando eres puta, tu cuerpo no te pertenece, ni siquiera después de muerta".

Sí, tengo un hijo de 21 años que nació años después de que dejara la prostitución. Cuando era puta lo que tuve fue cinco abortos. Pero trabajo para que esa rabia sea combustible para seguir peleando y pensando en la sociedad. Esa rabia hace que yo no sea una mujer conformista. Y por eso lucho con todas mis fuerzas contra esa violencia que es la prostitución. Hay que educar a los niños contra la prostitución en los colegios, en primaria y en secundaria, en las universidades… Sólo así conseguiremos que los niños no se conviertan el día de mañana en prostituidores y que a las niñas no las conviertan en putas.

En primer lugar nuestros gobernantes. Una puta es el resultado de las políticas de quienes nos gobiernan. Si se cumpliera con el derecho a una vivienda, a la salud o a un trabajo, no habría prostitución. Si una mujer tuviera esos derechos, no sería puta.

pelea de prostitutas casa campo prostitutas

Pelea de prostitutas casa campo prostitutas -

Una vez se apearon los policías de su vehículo camuflado, parece ser que dos individuos, ocultos en unos setos situados en una loma próxima, efectuaron tres disparos contra ellos, uno de los cuales se alojó en la oreja derecha del policía. Y las peleas son muy habituales. Supongo que me atreví a decir "no". En tanga, con los senos al airecon una raya del ojo bien marcada y que no guarda ninguna sintonía con el perfilador de sus labios. Si los varones dejaran de ir de putas, esto se acabaría. La prostitución no se elige con libertad. La trabajadora sexual mexicana que creó una residencia para exprostitutas. Cuando eres puta, tu cuerpo no te pertenece, ni siquiera después de muerta". Y por eso lucho con todas mis fuerzas contra esa violencia que es la prostitución. Las luces de la constante caravana de vehículos convierten la carretera en un gusano iluminado durante toda la noche.