Friday, 25 May 2018

Porno prostitutas reales prostitución y feminismo

porno prostitutas reales prostitución y feminismo

No se considera feminista ni activista, pero lleva igual de mal las acusaciones de otras mujeres: El cliente acepta y, si no le gustan las condiciones, simplemente el encuentro no se produce. Eso para mí es igualdad de género , pues es un acuerdo en el que tanto él como yo salimos ganando. Varias asociaciones de profesionales del sexo, como Aprosex, Hetaira, Genera, Cats y Prostitutas Indignadas llevan tiempo defendiendo los derechos de este colectivo, la despenalización y la diferenciación clara con las redes de trata.

Riot se refiere a Erika Lust , autora de cintas que apuestan por una mirada femenina donde la mujer no es utilizada como un objeto sexual, toma la iniciativa y explora sus propios placeres: Es decir, que no sólo hago películas donde el placer femenino importa y la representación de las relaciones sexuales es realista, igualitaria y respetuosa, sino que el proceso de producción es ético y fomenta la participación de mujeres en cualquier puesto de trabajo. Disfrutar del sexo explícito en pantalla no es algo intrínsecamente masculino.

Miller ha estado en la picota desde que protagonizó un polémico vídeo promocional del Festival Erótico de Barcelona donde denunciaba la hipocresía de la sociedad española: Es un trabajo que disfruto mucho y que me da muchas satisfacciones. La mayoría de estas chicas salen y entran en el trabajo sexual dependiendo de su situación personal o económica del momento.

Una de las ventajas de ser prostituta es que puedes dejarlo y volver cuando quieras. Iniciar sesión para participar. Lo que no me he encontrado nunca es a nadie que desee esa ocupación para su hija, su hermana ni para ninguna a la que se aprecie. Y me supongo que las que la ejercen pasaran por fuertes depresiones antes de caer al fin en el embrutecimiento emocional.

Lo que pasa es que hay muchas formas de feminismo. Hasta en eso, hay radicales y moderadas. Por eso, no se debe generalizar ni meternos a todas en el mismo saco porque NO tenemos nada que ver unas con otras.

Es ponerse el marchamo de feminista y ya se puede defender que los burros vuelan y las mulas van al cine. Que solitas se van a quedar muchas. Si tu lo dices Los pagarían sin problema si se hiciera lo que se debe de hacer, legalizar su actividad laboral. Fotografía por Michelle Gentile Ofrecen servicios sexuales y no se sienten explotadas. Volver a la noticia '"Soy prostituta y feminista"'. Iniciar sesión para participar En esta noticia ya no se admiten nuevos comentarios.

También soy actriz porno, hago shows en directo, soy stripper…. Para eso estoy aquí, para educar a la gente. Esto se traduce en la actual brecha salarial y la estigmatización de la mujer. Porque mi condición de trabajadora sexual no me define, ni me condiciona, ni me supone un perjuicio mayor ". Consultada respecto a la trata de mujeres, Lucía reacciona. Escuchaba atentamente cada palabra de la joven que estaba allí para defender su profesión y hacerla visible, que el Estado ampare a sus compañeras y a ella en un círculo de protección.

Ese amparo debería ser un cuadro legal que les permita ejercer libremente y hasta tributar. Respecto a cómo comenzó con la actividad, Lucía contó hace unos días en una entrevista con el diario La Nueva España de Asturias: Me preocupaba no vivir con comodidad. Siempre había trabajado en Asturias. He sido azafata, niñera, promotora, comercial, camarera… La verdad es que he llevado una vida muy sacrificada ". No sabía ni por dónde empezar.

Al final entré a trabajar en un piso bastante conocido en Gijón. Entré para tres semanas, que era el tiempo que me faltaba para marcharme a Barcelona, y hoy sigo en la profesión ", narró la joven, cuyo verdadero nombre sólo conocen las autoridades universitarias y la Policía, dice.

Hubo personas que reaccionaron fatal y no lo aceptaron. Supongo que a consecuencia de las ideas preconcebidas que la sociedad tiene sobre mi trabajo. Otros se lo tomaron bien y me preguntan regularmente cómo estoy para ofrecerme su apoyo. Yo les digo que bien porque es la verdad, aunque a veces tenga días de mierda trabajando como todo el mundo. La anécdota sobre su abuela es la mejor: Le dije que también.

Le respondí que bastante. El drama de Rebecca Barker, una mujer adicta al sexo: Share on Google Plus. Agencia de cooperación de EE. Colorado lanza "paquete de salud mental" escolar contra depresión y suicidios. Kanye West pagó 85 mil dólares por una polémica foto de Whitney Houston.

porno prostitutas reales prostitución y feminismo Las participantes del taller estaban curiosas y en silencio. Es ponerse el marchamo de feminista y ya se puede defender que los burros vuelan y las mulas van al cine. En el texto que escribiste describiendo tus relaciones con los clientes había comentarios de gente que no se creía que todo fuera así de agradable. Bibliografía Jeffreys, Sheila Hay un trasfondo que necesitas trabajar:

Porno prostitutas reales prostitución y feminismo -

Al interior del feminismo, la cuestión genera fuertes tensiones. Hace falta una regulación específica que se adapte a las demandas de cada tipo de prostitución. Una noche entera son 1. A mediados de los años setenta, hice el tour de Women Against Pornography en los negocios porno de Boston. Tengo poca paciencia con cierto tipo de gente.

Para una buena parte de la población es imposible que exista una mujer así: Una prostituta feminista, o lo que es lo mismo, alguien que lucha por la igualdad entre el sexo masculino y femenino y un justo reparto de roles. Quieren que su voz se escuche. Son mujeres de carne y hueso. A diferencia de la gran mayoría de mujeres y hombres que se dedican a este mundo, ella ha decidido dar la cara literalmente en esta lucha.

María Riot es otra de las prostitutas que mezclan su actividad con el activismo. Y tampoco oculta su rostro. Veo a una parte del feminismo como una herramienta muy poderosa de empoderamiento. Pero el coste personal de esa pelea es elevado, así como el estigma. El problema es que la publicación no distinguía entre las mujeres que libremente quieren dedicarse a este trabajo y las víctimas de la trata, una de las peores lacras de nuestra sociedad.

En , Naciones Unidas calculó que una de cada siete mujeres prostitutas en Europa eran víctimas de trata. Para esta guía del Ayuntamiento de Madrid son, de nuevo, como los unicornios. No recuerdo muy bien cómo o por qué empecé a considerar la prostitución. Hablando sobre esto una amiga me confesó que era prostituta desde hacía un año. Tener su apoyo y escuchar su experiencia me reafirmó en que esté podría ser un trabajo muy empoderador.

Eso y mi necesidad de pagar el alquiler me hizo decidirme. María Riot tiene una historia paralela. Y una opinión similar: Amanda Carvajal es una escort de lujo madrileña. No se considera feminista ni activista, pero lleva igual de mal las acusaciones de otras mujeres: El cliente acepta y, si no le gustan las condiciones, simplemente el encuentro no se produce. Eso para mí es igualdad de género , pues es un acuerdo en el que tanto él como yo salimos ganando.

Varias asociaciones de profesionales del sexo, como Aprosex, Hetaira, Genera, Cats y Prostitutas Indignadas llevan tiempo defendiendo los derechos de este colectivo, la despenalización y la diferenciación clara con las redes de trata. Riot se refiere a Erika Lust , autora de cintas que apuestan por una mirada femenina donde la mujer no es utilizada como un objeto sexual, toma la iniciativa y explora sus propios placeres: Ya sabes que hay un sector grande del feminismo que considera que la prostitución es incompatible con la igualdad.

Es que es así. Hay muchas mujeres que luchan contra la trata y la explotación que suelen decir que todas las putas son víctimas, que ninguna lo hace libremente, o que se autoengañan porque no tienen otra opción.

Eso es negar una realidad que existe. Empatizo con las preocupaciones que tiene ese sector del feminismo, yo tampoco quiero una sociedad donde haya relaciones desigualitarias, pero no puedes condenar la profesión en sí misma.

No, no lo creo. Es ese sector el que se ha encargado de decir que las putas somos todas víctimas, que estamos explotadas y blablabla. Por eso la gente tiene una imagen de la prostitución como sufrimiento, como mujeres que no valen para otra cosa. Yo valgo para lo que a mí me dé la gana. La prostitución y la trata son cosas diferentes: Le diría a la gente que vaya a putas independientes. Lo malo de esos foros es que se genera la sensación de que si no muestras una actitud sumisa y complaciente, vas a tener menos clientes.

Me pasó con el tema de los servicios sexuales. Veía que muchas hacían sexo anal y felaciones sin condón.

Pensé, "si no hago esto no voy a trabajar". El problema es que la gente que empieza a prostituirse no hace un estudio previo, ya que suelen partir de una situación de necesidad importante y lo hacen de forma precipitada. Y que las asociaciones no son interlocutores sociales relevantes porque no son representativas de la realidad de la prostitución.

Volvemos a lo de antes, "hay miles de víctimas" Que la trata existe y que hay miles de víctimas por toda España es una realidad evidente. Pero es que la trata y la prostitución son dos cosas distintas. Tienes que dejar que esas asociaciones eduquen a los clientes, eduquen a las putas Siempre tuve un interés a salirme de la norma, la idea de la mujer fuerte y con libertad sexual.

Es algo que siempre tuve en mí, empecé a masturbarme desde que era muy joven y siempre lo vi como algo natural, nunca como algo malo. Cuando empecé a considerar la prostitución como una posibilidad, descubrí que una amiga mía se estaba prostituyendo desde hacía un año. A los 16 años empecé a trabajar en McDonald's y duré tres días. Estuve tres años de vigilante en un museo, dando vueltas en una sala.

En general no se considera un trabajo digno, no es un trabajo que la gente quiera para sus hijas. Nadie lo pone al mismo nivel que Yo quiero que mis hijas, o cualquier persona a la que tenga aprecio, hagan lo que quieran con su vida y hagan las cosas que les llenen y les hagan sentir bien. Es importante reconocer que hay un sector de personas que se sienten a gusto con este trabajo.

Podemos decir que es un trabajo como otro cualquiera, pero las cifras de agresiones a prostitutas son terroríficas. Seguramente ese hombre tenga relaciones similares con otras mujeres en su vida. Las putas que conozco han sido agredidas por parejas o exparejas, pero solo en casos excepcionales por un cliente. Es habitual escuchar que si una chica se mete a puta es porque viene de entornos difíciles, de familias desestructuradas Vine a España desde Argentina cuando tenía 11 años.

En mi caso personal, nunca he tenido vínculo afectivo con mi familia. A los 18, en cuanto legalmente pude, pero a los 14 ya quería hacerlo. El tema es que cuando dices estas cosas refuerzas los mitos de la gente: A los 16 años empecé a trabajar en el McDonald's y duré tres días. Luego estuve también de teleoperadora y tampoco duré mucho, era insoportable.

A los 17 empecé a trabajar en un museo Eso lo hice durante unos tres años. Primero por la autonomía: En ese sentido es el trabajo ideal. Cuando quiero, me voy donde sea. Luego, trabajas poco y cobras mucho. Eso también es muy importante. Tengo autonomía, tengo independencia económica y me deja tiempo libre para hacer otras cosas.

En el texto que escribiste describiendo tus relaciones con los clientes había comentarios de gente que no se creía que todo fuera así de agradable. Choca mucho con la visión que ellos tienen de la vida y hay gente a la que eso le molesta. Voy a citar un comentario de los muchos similares que te dejan: Hay tantas cosas mal en ese comentario Hago lo que quiero hacer, es como si dijera: Porque ahí nadie hace ese tipo de discurso. No lo vendo, es una herramienta. Han decidido que es una opción mejor que otras.

Eso ya te genera relación. También por haberme acercado a asociaciones. Estar activa en redes sociales diciendo que soy puta también ayuda, aunque lo de estar en redes no es algo que necesite personalmente.

En el sentido de que antes era un trabajo oculto, considerado denigrante, y a raíz de figuras como Sasha Grey, Stoya , o aquí en España, Amarna Miller , se ve que son personas independientes, con inquietudes, que no se esconden. He analizado mucho por qué el porno antes era algo horrible y ahora no lo es tanto. Es por figuras como ellas, por el trabajo que han hecho de visibilizar y profundizar en su persona: Soy todas estas cosas y elijo hacer porno porque me da la gana".

Creo que con la prostitución también puede pasar, porque las putas jóvenes empiezan a no querer tener una doble vida, quieren hablar en primera persona, no que hablen otros por ellas. También no tener prejuicios con el sexo, conocerte a ti misma y ser honesta contigo misma.

Y sobre todo, tener una estrategia, tomar decisiones proactivas e inteligentes. Hay que tener un poco de mentalidad emprendedora. En tu blog contaste que el primer cliente fue muy bien. Fue difícil antes de empezar, estaba en plan "puede pasar esto, puede pasar esto otro Puse el anuncio y me empezó a llamar muchísima gente.

Sentía bastante inseguridad y pasaron días antes de empezar realmente a trabajar. Lo difícil fue superar mis miedos. Un eufemismo que se suele utilizar al hablar de prostitución es "vender su cuerpo". Porque todo el mundo trabaja con su cuerpo. Ahí nadie hace ese tipo de discurso. Mi cuerpo no son los genitales, mi cuerpo es toda yo, y uso mi cuerpo y mi cabeza en el trabajo como cualquier otra persona. Un servicio íntimo con conexión sexual y humana. Dos personas iguales que quieren compartir un momento agradable sin presiones y sin culpa.

Se produce un contexto de cercanía, teniendo claro que soy una persona, no una cosa para que te la folles.

El problema es que la gente que empieza a prostituirse lo hace de forma precipitada por estar en una situación de necesidad. Haces muchas referencias a que proporcionas "un espacio seguro".